La autora Catherine Breillant, en varios de sus trabajos se ha visto envuelta en la polémica de si sus obras deberían exhibirse con la naturalidad de cualquier otra película o cualquier otro libro, o mandarlos directamente a la oscura y casi innombrable “sección para adultos”, o lo que en términos simples y mundanos llamaríamos “pornografía”.

Algunas de sus películas han tenido que ser clasificadas como “para adultos” para poder ser distribuidas, esto debido a la crudeza con que la directora muestra la realidad, la sin piedad y maestría con la que trabaja a sus personajes, pero sobre todo por las escenas tan “fuertes” y explícitas de sexo. Incluso las traducciones de los títulos de sus obras hablan mucho del tratamiento que se les da: Anatomie de l’enfer (2004) (literalmente “Anatomía del infierno”), traducida al español como Esclava sexual, o À ma sœur! (2000) (literalmente: A mi hermana), traducido como A mi hermana la gorda.

À ma soeur (2001):

Sex is Comedy (2002):

Anatomie de l’enfer (2004)

¿Cuál es la diferencia entre el cine pornográfico y el erótico?

En las películas eróticas, los actores pueden estar fingiendo tener relaciones sexuales y no hay en sí una penetración, en cambio en las películas pornográficas hay una presentación explícita del acto sexual en el que se ve la penetración, los órganos genitales están visibles y en primer plano (saludan a la cámara), o sea todo es real. Pongamos como ejemplo “50 sombras de Grey”, que es de las más actuales. Dakota Johnson y Jamie Dornan, actores que protagonizan la cinta, actuaron en varias escenas de sexo y ambos estaban fingiendo que tenían relaciones, en ningún momento se vio el acto sexual explícito en sí donde se enfocaran en la penetración. Si esto hubiera sido así, se hubiera convertido en una cinta pornográfica.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.